RIVER PLATE, EL ESTADIO MÁS GRANDE DEL PAÍS
LE QUEDÓ CHICO A PATRICIO REY

15 Y 16 DE ABRIL 2000

UNA NOCHE DE CRISTAL QUE SE HIZO AÑICOS | LOS SHOWS | LOS INCIDENTES | ESPECTADOR | TRAS LOS MUROS | ECOS

 

MURIO UNO DE LOS HERIDOS DE LOS RECITALES DE LOS REDONDITOS
Crónica de una muerte casi-anunciada
PÁGINA 12 - 26/04/00 

Jorge Ríos, que estaba en libertad condicional y venía de una condena por robo armado, inició una de las peleas del sábado 15, armado de una trincheta, y resultó herido de una puñalada.Los incidentes más graves del sábado sucedieron en el campo. Ríos fue herido durante una dura pelea entre barrabravas.

Un joven identificado como Jorge Pelé Ríos falleció en el Hospital Pirovano después de nueve días de internación, a causa de las graves heridas de arma blanca que recibió el sábado 15, durante el primer recital de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota en el estadio de River Plate. Ríos, que tenía un importante prontuario policial, fue apuñalado luego de haber participado activamente en los incidentes dentro del campo de juego del estadio Monumental, según señalaron numerosos testigos de los hechos. La policía afirmó que Ríos inició esas peleas armado con una trincheta -una variante casera, carcelaria, de arma blanca–, dentro de una guerra entre barrabravas de los clubes de las divisiones de ascenso Deportivo Morón, Almirante Brown y Laferrère.

Ríos, cuyo domicilio estaba registrado en el partido de Moreno –en el Oeste del Gran Buenos Aires–, había salido de la cárcel en febrero de este año, después de cumplir una condena de 3 años y 6 meses por robo a mano armada. Estaba en libertad condicional y por eso debía presentarse en determinado plazo en el juzgado que llevaba adelante su causa, por orden de la Cámara Penal de Mercedes. Sin embargo, no lo había hecho nunca y durante este período habría incurrido en diversos delitos, robos fundamentalmente, por lo que se encontraba prófugo.

Ahora, efectivos policiales de la comisaría 51ª trabajan para identificar y detener a los demás sospechosos de haber provocado aquellos disturbios. “Estamos trabajando en la búsqueda de las personas que pudieron participar del episodio. Ríos murió por lesiones de arma blanca y a él lo acusaban de herir a varios fans”, agregaron en la seccional. Un total de 150 personas resultaron heridas y debieron ser atendidas en hospitales porteños y por personal del Sistema de Emergencias Médicas (SAME) como consecuencia de incidentes ocurridos durante los dos recitales de los Redonditos de Ricota. Entre el sábado 15 y el domingo 16, la Policía Federal detuvo a 39 personas por distintos delitos y contravenciones al Código de Convivencia Urbano. De acuerdo con un informe policial, el sábado 15 hubo 115 heridos y 14 detenidos, y al día siguiente, 35 heridos, dos de ellos de bala de goma y uno de bala, y 25 detenidos.

El incidente más grave del sábado se produjo, justamente, en el interior del estadio, dentro del campo de juego y al final de la segunda parte del show, cuando sonaba la canción “El árbol del gran bonete”. En ese momento, se iniciaron las corridas, el público ubicado en las tribunas comenzó a gritar “Qué boludos que son, no parecen redondos, la puta madre que los parió” –un cántico habitual cuando se produce alguna pelea o disturbio en estos recitales– y eso terminó obligando a la detención del recital. Según la investigación policial, al menos siete personas resultaron heridos de arma blanca en el interior del estadio durante esas peleas.

La gravedad de los incidentes provocó un desesperanzado discurso posterior del cantante Carlos “El Indio” Solari, cuando la banda volvió al escenario tras media hora de problemas en el campo. “Ha pasado algo muy grave acá, préstenme atención, carajo...”, dijo ostensiblemente nervioso y molesto, intentando acallar el rugido de una multitud de 70.000 personas. “Acá pasó algo muy grave. Han entrado un par de hijos de puta, no sé si mandados por alguien o qué, que se cagan en el esfuerzo de la banda y de los 70, 80.000 pibes que vinieron a vernos. Hay varios chicos lastimados... Así que consideren ésta como una de las últimas noches que tocamos. No estamos de ánimo y sólo vamos a concluir este show por respeto, pero consideren ésta como una de las últimas noches que tocamos. Parece que todo el esfuerzo de la prensa que quiso ubicarnos en un ghetto, dio resultado. Ahora por un dictamen del juez vamos a tener que terminar el show con las luces prendidas”, concluyó enigmáticamente antes de que la banda iniciara “El pogo del payaso asesino”.

Al día siguiente, los incidentes más graves se produjeron fuera del estadio, sobre la avenida Figueroa Alcorta, y allí chocaron directamente fans de la banda y efectivos policiales. Dentro del Monumental no pasónada y Solari evitó referirse a la situación vivida el día anterior. Días después, la manager de la banda, conocida popularmente como La negra Poly, desmintió públicamente la posibilidad de un retiro definitivo de los Redondos de los escenarios y aseguró que volverán a tocar en River, esta vez para presentar un nuevo disco –en proceso de grabación en estos momentos– antes de fin de año.

 

UNA NOCHE DE CRISTAL QUE SE HIZO AÑICOS | LOS SHOWS | LOS INCIDENTES | ESPECTADOR | TRAS LOS MUROS | ECOS