¿Escribía Shakespeare obras pornográficas?

Ha habido autores a lo largo de la historia de la literatura que se han hecho un hueco como auténticas estrellas. Una de las más rutilantes es William Shakespeare, que está reconocido como uno de los mejores escritores que ha habido nunca. Sin embargo, en retrospectiva, se están analizando obras de la época y podría ser que no solo no fuera autor de sus propios éxitos, sino que además escribiera pornografía pura y dura, de la que tanto gusta en drpornogratisx xxx, por ejemplo.

Aunque para algunas personas no tan cercanas al autor puede sonar como toda una novedad, lo cierto es que existen diversas hipótesis respecto a que hay autorías alternas de algunos textos que se le han adjudicado. En otras palabras, quizá su obra no es tan grande como se cree. En ese orden de ideas, hay especialistas en el sector que se encargan de afirmar con insistencia que Shakespeare no contaba en ese momento con la suficiente formación artística e incluso la sensibilidad para escribir los mismos, pero sí textos menores como la literatura erótica.

¿Y si Shakespeare no era como pensamos?

Puede ser un poco pronto para aventurarse a decir que Shakespeare plagió obras, pero ciertos literatos consideran plausible la idea que algún autor haya tomado la decisión de usar la figura de Shakespeare como una máscara para mantenerse en el anonimato mientras sus obras eran conocidas por el mundo entero.

Para contextualizar los hechos, hay que resaltar que durante las cuatro décadas correspondientes al reinado de Isabel en Inglaterra, el teatro, comedia, drama y similares encontraron un momento histórico para sobresalir. Además, contrario a lo que se piensa, no sólo se trató de una situación que involucraba a las clases altas, sino que el pueblo en sí mismo se involucró, más allá de las condiciones intelectuales que se le adjudicaban.

Fue en medio de esa serie de condiciones en las que pululó el arte dramático donde se posicionó la figura de Shakespeare, aunque claro, hace cerca de un siglo y medio se ha empezado a analizar la posibilidades que sus colaboradores en realidad fuesen más relevantes de lo que se pensaba y que en realidad su producción estuvo a cargo de alguien, quien actuó desde las sombras para que todo el brillo recayese sobre los hombros de William Shakespeare. Es más, hay autores con argumentos muy fuertes que se refieren a Shakespeare como el impostor de la historia literaria más grande de todos los tiempos, aunque claro, sus voces no han encontrado el eco suficiente, ni las pruebas fehacientes para que su punto pueda ser confirmado.

Pruebas sobre la educación de Shakespeare

Ahora bien, en cuanto a las pruebas más sólidas con las que se intenta confirmar esta afirmación, se resalta que Shakespeare provenía de una familia con una educación deficiente y que él mismo se dedicó a realizar tareas con un bajo esfuerzo intelectual como por ejemplo ser el abrepuertas de carruajes. Además las huellas que dejó este hombre fueron pocas, pues sólo son registros mercantiles y judiciales que fueron analizados por grafólogos para llegar a la conclusión que su letra era la de alguien con un nivel académico bajo.

En conclusión, tampoco hay que olvidar que esta clase de figuras en la historia también suelen ser uno de los blancos favoritos de las teorías conspirativas. Sólo los estudios e investigaciones a profundidad podrán resolver un enigma de esta clase.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas HTML y atributos:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>