INICIO

VOLVER A SECCIÓN

Diario Clarín. 31/05/2003
Material aportado por La Indiecita Negra y Marcelo Parisi

LA FURIA DE HENDRIX, LA PSICODELIA DE FLOYD
SKAY BEILINSON

"Alguien llegó a la comunidad donde vivía en La Plata con el primer disco de Led Zeppelin, que es desde entonces el que más me gusta aunque hace poco me haya comprado todos los compactos remasterizados.

De movida, descubrías que el disco tenía un sonido totalmente particular, que era distinto al blues que habían hecho Cream y Yardbirds. Tenían la furia de Hendrix y la psicodelia de Pink Floyd y todo con una libertad absoluta.

Cuando ves los shows en vivo filmados te das cuenta de lo libres que eran: se podían quedar colgados media hora sin que el tema se cayera nunca y eso no lo hace cualquiera. Tenía mucho que ver la química que había en toda la banda. Por empezar, Plant hacía un juego de voces que seguía a la guitarra de Page.

Mi gusto por la música celta no sé bien cómo nació pero seguramente algo tuvo que ver el tercer álbum de Zeppelin, que también me gusta mucho. No fui de los que acusaron a Zeppelin de comerciales o blandos cuando Escalera al cielo se volvió un himno. Al contrario, esa canción me parece excelente y tiene matices únicos, como lo de pasar de un comienzo minimalista a un estallido rockero como pocas canciones en la historia. Aunque Page es uno de mis guitarristas favoritos, siempre fui mal imitador. A eso lo volví a mi favor y encontré un estilo propio."

SKAY

  

 

10/1998 | PETO y RULO, desde la Ciudad Prohibida